Hallaron restos de ADN de Facundo Castro en un móvil policial de Teniente Origone

Aseguran que es 100 por ciento compatible con el de su madre. Habían encontrado rastros de sangre.

 

Encontraron ADN de Facundo Castro en un móvil policial de Teniente Origone, que tenían restos de sangre. La prueba concluyó que el ADN es 100% compatible con el de su madre, Cristina Castro.

En Teniente Origone, localidad donde habían encontrado anteriormente un amuleto de Facundo, es donde constataron que también había ADN del joven en un patrullero de la Policía.

De este modo, se confirmó que hay presencia de ADN compatible a la de Facundo en uno de los vehículos de la policía.

 

Es una de las pruebas más importantes para la querella, tras confirmar que los rastros de sangre en un vehículo oficial son compatibles con el ADN de Cristina Castro, la madre de Facundo.

Los rastros humanos se habían peritado del patrullero Toyota Hilux que conducía el oficial Alberto González el 30 de abril, día en que Facundo desapareció luego de haber sido detenido por la policía en la Ruta 3. González había presentado dos versiones sobre lo que sucedió con Facundo ese día. En una de ellas, aseguraba que había dejado seguir al joven hacia Bahía Blanca, destino al que se dirigía para encontrarse con su ex novia.

No obstante, en el mes de agosto apareció un amuleto que pertenecía a Facundo, en un galpón abandonado de la comisaría de Teniente Origone.

Otra de las irregularidades en la versión de González es que el geo localizador del vehículo en donde se encontró ADN lo ubica en su puesto de vigilancia durante tres horas, después de haber “dejado seguir” a Facundo.

Además, González tenía una libreta que investigaron los fiscales Azzolín y Heim, que el 30 de abril (día en que se lo vio por última vez a Facundo) González anotó primero los datos de la denominada “testigo H”, que más tarde se descubrió que había sido “comprada” por la Policía Bonaerense, y luego aparecen los datos de Facundo Astudillo Castro y su ex novia.

Sin embargo, la jueza de la causa se niega a pedirle los teléfonos a los uniformados implicados como sospechosos por la desaparición y muerte de Facundo.